• Esther Riveroll

Red 5G y WiFi 6: la nueva conectividad


Con la llegada de la era digital, el internet se ha convertido en una necesidad esencial para las empresas y las personas. Las grandes urbes de Latinoamérica como Sao Paulo, Ciudad de México, Buenos Aires, San José y Santiago, entre otras, demandan una mayor conexión, rápida y segura, que les permita eficientar sus actividades cotidianas.


En la era de transformación digital se podrán establecer múltiples conexiones del individuo con dispositivos inteligentes; la consolidación de la industria 4.0, movilidad a través de vehículos autónomos; asistencia remota médica, educativa y de espectáculos; además de construir ciudades inteligentes, seguras y confortables.


Las personas buscan tiempos de respuesta cada vez más rápidos a través de internet. Las redes 5G y las conexiones inalámbricas WiFi 6 son tecnologías que prometen hacer posible todo lo anterior, ya que los dispositivos modernos vienen preparados para acceder a estas tecnologías y favorecer la conectividad para el desarrollo económico, tecnológico y de telecomunicaciones.


La consultora IDC pronostica que para 2022, en México viajarán por las redes 30 mil millones de minutos de video cada mes, por lo que el uso de WiFi 6 será fundamental para desahogar dicha cantidad de tráfico. Mientras que Cisco revela que, para este mismo año, las conexiones 5G representarán más del 3% del total de conexiones móviles.


La GSMA pronostica que para 2025 se de una adopción más rápida de 5G en México, con 18 millones de conexiones (14%), seguido de Brasil, con 26 millones de conexiones (11%) y Perú, con 4 millones de conexiones (10%).


El 5G tiene como premisa una combinación de voz, datos y video, lo cual dará origen a una “realidad mejorada” en los ámbitos real y digital, con individuos mejor conectados a nivel corporativo y personal.


En 2021, una vez que pasen las fases de pruebas y la asignación de su espectro radioeléctrico, se empezarán a desplegar las redes 5G y posteriormente iniciará la comercialización de sus servicios y aplicaciones. Sin duda, esto será muy positivo para las iniciativas de IoT y sus casos de uso en las diferentes industrias.


En materia de conexión, el 5G elevó, desde un principio, las expectativas a los usuarios, al prometer una velocidad de transmisión de hasta 20 Gigabits por segundo y una capacidad de transmisión de grandes volúmenes de datos. De esta esta manera, 5G promete velocidades 10 veces superiores a la red 4G o LTE.


Aunado a eso, la baja latencia, es decir, el tiempo de espera en accesos y descargas menor a 1ms, dan la posibilidad de que el individuo lleve a cabo el control remoto de actividades en tiempo real como operaciones quirúrgicas a distancia o el manejo de coches autónomos de manera segura y con tiempos de respuesta más cortos.


La cobertura de la 5G se irá expandiendo de manera gradual en las diferentes regiones del mundo y trabajará de la mano con generaciones de tecnologías de redes móviles y con el WiFi 6, el cual que ofrecerá velocidades de conexión hasta cuatro veces mayores al WiFi 5.


WiFi 6 va más allá de una simple conexión de teléfonos inteligentes y se prevé su despegue en manufactura y logística, así como en lugares donde exista un gran aforo de usuarios que demanden de una conexión rápida y segura con baja latencia, mejor ancho de banda y gestión avanzada del tráfico.


La conectividad es inevitable y debe ser en beneficio del mejoramiento social y económico. Frente a eso, preparémonos tecnológicamente para hacer frente a los retos de la nueva realidad. ¡Bienvenida la nueva era digital!

11 vistas0 comentarios